Neumáticos de carretera ¿tubulares o con cámara?

Publicado en Material
Visto 1627 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Etiquetado como

Con o sin cámara, de doble o triple componente, con alto o bajo TPI, para lluvia, suelos secos o toda estación, con refuerzos de kevlar o de seda..., la elección de un neumático de carretera no es un tema baladí sino todo lo contrario.

Las marcas más prestigiosas en neumáticos para bicicleta se mantienen en un constante avance y, siempre utilizando las últimas innovaciones tecnológicas, prueban sorprendentes compuestos de materiales y plantean nuevos diseños en busca del modelo que ofrezca las más altas prestaciones. Hoy en día, podemos encontrar un amplio abanico de modelos de cubiertas para carretera en el mercado, tanto de cámara y cubierta como tubulares, pero ¿cuál es la mejor opción? Por lo general se puede afirmar que las que incluyen cubierta y cámara son más fáciles de instalar, de precios más asequibles y de larga duración; las tubulares son ligeras, flexibles y rápidas, pero su sustitución requiere más pericia. Pero, antes de sacar conclusiones precipitadas, recabemos un poco más de información sobre cada tipo.

 

Neumáticos con cámara

Los neumáticos de cubierta están formados por una carcasa a la que se une mediante vulcanizado (fusión por calor) una banda de refuerzo en la zona de rodadura. Incluyen además un talón con un aro interior que encajará en la llanta evitando que la cubierta se salga durante la marcha. El aro interior del talón puede ser rígido o flexible. La carcasa se elabora con tejido, generalmente de nylon y se recubre de goma o caucho. El tejido está formado por un entramado de hilos que pueden ser más o menos finos. Cuanto más finos sean los hilos más cantidad de ellos llevará la cubierta. Esto es lo que se conoce como TPI (hilos por pulgada) y cuanto más alto sea este más denso será el tejido y, por tanto, menos goma necesitará para cubrirse. Esto se traduce en más ligereza, menos resistencia a la rodadura y menos fricción, pero también en un desgaste más rápido. Por el contrario una carcasa con tejido de hilos más gruesos, y por tanto con un TPI más bajo, llevará más goma y será más pesada pero tendrá más agarre y será más resistente. Otro punto a tener en cuenta en las ruedas con cubierta es la banda de rodamiento, la zona en contacto con la carretera. Hoy existen modelos de marcas como Schwalbe que refuerzan esta parte básica de la rueda con materiales fabricados con dos o incluso tres componentes. Otra forma de reforzar el neumático es añadiéndole entre la banda de rodadura y la carcasa un injerto de relleno de materiales tan variados como la fibra de poliéster, la poliamida el kevlar o la seda. Estos refuerzos aumentarán la vida útil del neumático, pero también minimizarán los pinchazos en la cámara interior (fabricada en goma, látex o caucho sintético-butilo).

Neumáticos tubulares

Los neumáticos tubulares cuentan con una cubierta y una cámara de aire vulcanizadas o cosidas entre sí de manera que conforman una sola pieza. La parte interior (cámara) se fabrica, al igual que las cámaras de aire tradicionales, con butilo o látex principalmente, materiales herméticos que evitan escapes de aire. La parte exterior del neumático es generalmente de materiales de alta resistencia tanto al desgaste como a la rotura, como el aramide o el kevlar, ambos de extrema ligereza y óptima flexibilidad. Los tubulares se unen a la llanta mediante pegado, utilizando pegamentos específicos o cintas adhesivas de doble cara diseñadas a tal fin. Una de las ventajas de este tipo de neumáticos frente a los de cubierta y cámara es que son de sección homogénea, es decir que no tienen la banda de rodadura diferenciada de los laterales. Este diseño aporta máxima estabilidad y mínima resistencia a la rodadura incluso en las curvas más cerradas. Otro punto a su favor es que admiten mayor presión de hinchado y, por tanto, ejercen menos fricción sobre la carretera brindando una conducción más ligera y suave. Si se aumenta en exceso la presión de un neumático con cubierta podría destalonarse, además de estar más expuesto a los pinchazos.



Existen otros modelos de carretera que podrían considerarse intermedios entre la cubierta tradicional y el neumático tubular: las cubiertas radiales y las tubeless. En las primeras, que incluyen cámara extraíble, la carcasa está formada por hilos colocados en sentido perpendicular a la línea de rotación de la rueda. Este diseño minimiza el efecto de “corte” entre la línea de rodadura y los laterales consiguiendo que estos últimos sean más flexibles y produzcan menos fricción en las curvas. Los neumáticos tubeless no utilizan cámara, pero su cubierta se calza igual que las tradicionales mediante talón. En caso de que por algún motivo pierda aire, bastará con vaciarla por completo, quitarle la válvula y colocarle una cámara tradicional para seguir rodando con total normalidad.

Como se puede comprobar cada uno de los distintos tipos de neumáticos tiene sus ventajas y sus inconvenientes. La amplia variedad de modelos a disposición del usuario puede llevarlo a la indecisión o, lo que es peor, a seleccionar uno que no encaje ni con su forma de conducir ni con sus necesidades. A la hora de escoger el neumático “ideal” habrá que tener en cuenta que la perfección no existe y que tal vez sea más realista elegir un modelo que responda a las expectativas del ciclista. ¿Necesita uno en el que prime la velocidad o tal vez lo que busca es un neumático que resista largas jornadas de cicloturismo sin apenas sufrir desgaste? Priorizar, ahí está el quid de la cuestión.

Visitar tienda  de cubiertas y cámaras

Modificado por última vez en Lunes, 19 Septiembre 2016 09:52

Debes Leer

Cronica Marcha la Bedelalsa by Nacho Silver

Cronica Marcha la Bedelalsa by Nach…

06 Jun 2018 Crónicas y Relatos

DESAFIO TITANICO. G.P. OROPESA DEL MAR. COPA DE ESPAÑA CARRETERA ULTRAFONDO

DESAFIO TITANICO. G.P. OROPESA DEL …

11 Abr 2018 otras Modalidades

10 Diciembre apertura inscripciones Desafio Titánico

10 Diciembre apertura inscripciones…

06 Dic 2017 Marchas Carretera